Capítulo 6: Limpieza y Mantenimiento

Después de utilizar la máquina durante todo el día es muy importante limpiarla a conciencia y dejarla a punto para el día siguiente. Es un proceso muy sencillo pero fundamental no sólo para que la máquina nos dure en el tiempo sino porque una máquina limpia es esencial para un buen espresso.

 Limpieza de los accesorios

  • Llenamos un bol de agua caliente, añadimos el producto detergente y mezclamos bien Aproximadamente 6gr de producto x 1Litro de agua.
  • Introducimos el cacillo y la parte metálica del portafiltro. De vez en cuando conviene desmontar también la boquilla y limpiarla por separado.
  • Con un destornillador, desmontamos la ducha y la sumergimos también dentro del mismo bol. Nos aseguramos de dejar el tornillo en un lugar visible para no perderlo.

Limpieza del grupo

  • Abrimos la válvula y dejamos caer u poco de agua.
  • Con la ayuda de un cepillo, frotamos bien los bordes del grupo para eliminar cualquier resto de café que haya podido quedar incrustado.

 Limpieza de circuitos internos

  • Enjuagamos bien el portafiltro con agua, secamos e insertamos el cacillo ciego.
  • Echamos 3gr de producto detergente en el cacillo y lo insertamos.
  • Abrimos el paso de agua y esperamos unos 10/15 segundos dejando que la bomba funcione y luego cerramos. Repetimos este paso 3 veces.
  • Al terminar, retiramos el portafiltro, abrimos la válvula y dejamos caer el agua durante unos segundos.
  • Repetimos el mismo proceso sin detergente.

Limpieza de la lanza de vapor

  • Llenamos una jarra de agua y echamos un poco de detergente.
  • Introducimos la lanza y abrimos el vapor lo que producirá un efecto succión que limpiará todo el circuito interno del vapor.
  • Al finalizar, purgamos la lanza de vapor.

 

BARISTA TRAINER / CONSULTANT

www.marcoszoya.com