Capítulo 1: Definición del Espresso

 

¡Empecemos por lo básico! ¿Qué es un espresso?

El espresso es una bebida intensa de café, preparada a alta temperatura a alta presión y en un corto espacio de tiempo.

Temperatura: El espresso se prepara a una temperatura que oscila entre los 90 y los 94 grados, dependiendo del tipo de café que estemos utilizando.

Presión: Una presión media de 9 bares. Esto es 9 veces la presión atmosférica.

Tiempo: Entre 25 y 35 segundos de preparación (también depende del tipo de café que estemos usando y de la receta que apliquemos).

Para hacer un espresso, un pequeña cantidad de agua casi hirviendo es forzada a presión a través de café finamente molido.

Una vez el barista muele el café, lo nivela y lo prensa en una pastilla concentrada de café en el portafiltro, la máquina de café se encargará de suministrar agua a una temperatura previamente establecida entre los 90 y 94 grados. A medida que el espacio que hay sobre la pastilla se llena de agua, la máquina aplicará 9 bares de presión, empujando ese líquido a través un filtro – para evitar impurezas en el café- hasta finalmente depositarlo en la taza. El resultado en taza es una bebida en la que podemos distinguir dos partes: la crema y el líquido. La crema es una fina capa compuesta de burbujas de dióxido de carbono rodeadas de agua y aceites y que también suele contener fragmentos de café suspendidos y aceites emulsionados.  La parte principal del espresso es la parte líquida, que se compone de sólidos solubles, gases y sólidos insolubles. Esta es la parte que contiene la mayoría de los deliciosos y ricos sabores y aromas.

Todo ello resulta en una de las bebidas más complejas y amadas expresiones del café alrededor del mundo.

 

BARISTA TRAINER / CONSULTANT

www.marcoszoya.com